jueves, 20 de enero de 2011

ÉTICA EN EL EMPLEO DE LAS CARTAS

Últimamente proliferan mucho los canales televisivos enfocados a consultas de Tarot. Sin entrar en más consideraciones sobre esta proliferacion, me gustaría comentar algo que sucedió en uno de estos canales. Una consultante quería saber si había posibilidades amorosas con un determinado caballero o no. La tarotista le indicó que se olvidara del tema porque no había futuro en esa relación. Ante esta respuesta la consultante siguió preguntando y quiso saber si el caballero en cuestión estaba con otra mujer; a lo que la tarotista le dio una contestación; y nuevamente la consultante quiso indagar aún más y ver si podía averiguar con quién estaba aquel hombre.

Bien, en mi opinión aquí se hicieron varias preguntas ilícitas. Me explico. Es lógico que quien consulte quiera saber un montón de cosas, pero creo que el profesional también está ahí, además de para traducir el lenguaje de las Cartas, para poner los límites. Honradamente creo que no debió contestar a la segunda pregunta y debería haberle hecho ver a la consultante que si aquel hombre no era para ella, no tenía derecho a meterse en su vida.

Hace tiempo, hice una consulta para alguien y caímos en el error de querer seguir indagando. Entonces, ante una determinada pregunta, sentí en mi interior un pensamiento muy tajante y que no parecía provenir de mi. Esa voz-pensamiento dijo claramente: "No tienes derecho a hacer esa pregunta". Me quedé muy impactada y decidí hacerle ver a quien pedía la consulta lo que estaba pasando y lo que había sentido. Inmediatamente, la consultante, una persona sabia y muy razonable, se dio cuenta de que así era; que determinadas preguntas no hay que hacerlas. Tan razonable fue esta persona que sentí mucha compasión porque ante aquella rotunda frase, la consulta quedaba con un cierto mal sabor de boca; entonces pedí si podíamos hacer una pregunta más, en esta ocasión razonable, para que quien buscaba ayuda pudiera obtenerla; y entonces sentí un: "De acuerdo". Y así fue con gran agradecimiento por nuestra parte; la mía y la de quien buscaba consejo.

Creo fundamental saber qué se puede preguntar y qué no se debe preguntar. Los límites de la ética son fundamentales en esta tarea, y no me cansaré de repetirlo.

4 comentarios:

M. Jesús Verdú Sacases dijo...

Yo también opino que la clarividencia debe utilizarse para cuestiones concretas pues sinó se acaba deselvolviendo el hilo de un ovillo de preguntas que nunca acaba. Además, yo creo que el tarot no debe utilitzarse para cotillear

Hada Saltarina dijo...

Por supuesto, no se trata de cotillear ni de manipular sino de pedir orientación para actuar de manera profunda y consecuente. Me alegra que estemos de acuerdo, aunque ya lo imaginaba porque eres una persona seria en el buen sentido de la palabra.

augustmoonlight dijo...

hola muchas gracias por el consejo, los ultimos meses me he interesado mucho por el tarot y estos dias senti una ansiedad por tener uno en mis manos, asi que hoy fui y compre uno. Vivo en Estados Unidos cuando llege y pregunte y vi que tenian uno en espanol!!! dije esee quiero asi que ahora no se donde empezar ni que hacer, pero me emociona la aventura de ingresar aprender este fasinante arte. Me gusta el punto que das creo que todas estas herramientas antiguas deven ser para ayudarnos de forma positiva y no perdernos en nuestro ego
Saludos

Hada Saltarina dijo...

AUGUSTMOONLIGHT,

Ante todo bienvenido/a a esta casa. Me gusta eso que dices de no perdernos en el ego al utilizar el Tarot, un peligro que hay que evitar y que es bueno partir del principio que tú partes.

Te deseo mucha suerte con ese Tarot en español. ¿Cuál es?

Un abrazo y gracias por tu comentario