martes, 4 de enero de 2011

1 - EL GUERRERO

Nuestro guerrero aparece lleno de energía e incluso de fiereza. Detrás ha dejado algún cuerpo malherido, pero nuestro personaje no parece muy dispuesto a volver su mirada atrás, y habría que preguntarse si le conviene o no hacerlo. Pues como siempre en las cartas, dependiendo de la posición en la que aparezcan debemos valorarlas de una manera o de otra.

Contrariamente a lo que uno pudiera pensar, esta carta nos pueden hablar incluso de la falta de energía del consultante, ya que pueden estar indicándole lo que le falta, lo que no tiene; y asimismo podrían comunicar lo que experimenta en exceso, o incluso cómo debería solucionar una situación.

Como todas las cartas, El Guerrero tiene aspectos positivos y negativos, todo dependiendo de hasta qué punto lleve su fiereza y su vigor adelante y ante quién. Pero vamos a analizarla con calma.

Nuestro protagonista parece alguien dispuesto a luchar; pero es más que probable que esta lucha obedezca a su necesidad de sacar adelante sus proyectos. El problema de las personas batalladoras es que a veces no se percatan de los daños colaterales y es algo que siempre tiene que tenerse en cuenta. ¿Es lícito dejar a otros arrinconados en la cuneta?

En su frente, el Guerrero luce una piedra en el lugar donde se sitúa el tercer ojo. Eso nos habla de que se trata de alguien con sabiduría, pero ¿estará dispuesta a emplearla o seguirá fogosamente sus impulsos?

Esta carta nos habla de esa energía para los comienzos. Ese levanarse tras la caída. Esa fuerza escondida que ponemos en movimiento para conseguir nuestras metas.

Si la carta hubiera aparecido en una posición invertida o en un lugar determinado según la tirada empleada, precisamente podría estar advirtiendo al consultante de que se encuentra en un momento en que ha perdido la fuerza y la motivación para luchar por sus metas, y podría aconsejarle que debe recuperarlas. Significados opuestos que podemos desentrañar dedicando tiempo y concentración a la consulta, así como determinando claramente qué tirada vamos a emplear en nuestra consulta.

La carta nos habla de emprender acciones; la medida de las mismas debemos sopesarlas para no caer ni en los excesos ni en los defectos. Actuar no es ir a lo loco, es focalizar la energía y ponerse en movimiento pero siempre empleando la sabiduría.

En cuanto al signo zodiacal que marca esta carta es Aries, y el planeta es Marte. Aunque yo no sigo este Oráculo en su vertiente zodiacal, menciono este dato para los interesados.

2 comentarios:

María Jesús Verdú dijo...

Interesante análisis de esta figura luchadora y valiente

Hada Saltarina dijo...

MARÍA JESÚS,

Estas cartas son muy bellas, además de profundas, y pueden ofrecernos un montón de significados enriquecedores.

Besos